Inicio » Blog » INTOLERANCIAS » Intolerancia a la Lactosa
nutricionista especialista en intolerancia a la lactosa

Intolerancia a la Lactosa

Este post lo he dedicado a la intolerancia a la lactosa y en él os voy a ayudar a resolver algunas de vuestras dudas sobre esta patología. Como nutricionista especialista en intolerancia a la lactosa, os daré  consejos y pautas que deberéis tener en cuenta para mejorar y aprender a convivir con esta intolerancia. 

01 ¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

La lactosa es un disacárido formado por una molécula de glucosa y otra de galactosa. Para su digestión, necesita de una enzima: la lactasa. Esta enzima se produce en el intestino delgado por las células de la pared intestinal o enterocitos. Cuando se produce un descenso o un déficit de la producción de la lactasa se genera la intolerancia.

La actividad de la lactasa va disminuyendo a lo largo de la vida. En el recién nacido existe más concentración de la enzima y a lo largo de los años, esta producción va mermando.

Cuando existe la intolerancia a la lactosa y ante el déficit de esta enzima, se produce una falta de hidrolización (digestión) de la lactosa en el intestino delgado pasando al intestino grueso y produciéndose como consecuencia diarrea osmótica y fermentación bacteriana.

Tipos de intolerancia a la lactosa:

  • Primaria: la más común y se produce por la pérdida progresiva de la lactasa intestinal después de los primeros años de vida.
  • Secundaria: se desarrolla cuando existe daño en el intestino delgado y por lo tanto una menor producción de la enzima. Este daño puede venir ocasionado por: gastroenteritis aguda, enfermedad celíaca, enfermedad de Crohn, infecciones, cirugía, lesiones…
intolerancia a la lactosa

02 Síntomas 

Los síntomas más comunes que te pueden hacer sospechar de una posible intolerancia a la lactosa:

  • Hinchazón o distensión en el abdomen.
  • Gases.
  • Diarrea.
  • Náuseas
  • Cólico o dolor abdominal.

03 Diagnóstico

Existen tres pruebas para detectarla:

  1. Prueba de tolerancia a lactosa.
  2. Prueba de hidrógeno espirado.
  3. Prueba de la acidez (para bebés y niños).
nutricionista especialista en intolerancia a la fructosa

04 Tratamiento

No hay cura para este tipo de intolerancia. En el mercado existen productos sin lactosa (es decir, les han añadido la enzima lactasa de forma artificial) que ayudan a controlar los síntomas de esta intolerancia. Además, este tipo de intolerancia también está sujeta a la reacción de cada persona, algunas toleran yogures o quesos muy curados y pequeñas cantidades de productos lácteos. Dependiendo del daño de la mucosa intestinal o del déficit de esta enzima se producirán mayores o menores niveles de tolerancia.

Cuando un intolerante incluya un alimento sin lactosa o realice pruebas con una pequeña porción de algún lácteo completo, debe de introducirlo de forma paulatina para ver las reacciones del organismo. Tanto la eliminación de los productos fermentados y sin fermentar para ver tolerancia y su introducción posterior debe ser realizada por dietistas/nutricionistas que te acompañen en todo el proceso y crear un diario de síntomas.

Para ocasiones especiales existen suplementos que contienen lactasa para prevenir los síntomas de la intolerancia, aunque no se debe abusar de los mismos.

Es importante enseñarle al paciente la lectura de etiquetado para que evite productos que le puedan generar este tipo de problemas gástricos.

milk-1363027_1280

05 Bibliografía

  1. De Luís D, Bellido A, García P. Dietoterapia, nutrición clínica y metabolismo. Madrid: Díaz de Santos; 2010.
  2. Salas Salvadó J. Nutrición y dietética clínica. Barcelona: Elsevier; 2014.
  3. Gil A. Tratado de nutrición: nutrición en la enfermedad (Tomo V). Madrid: Editorial Panamericana; 2017.
consulta de nutrición en córdoba

¿Quieres hacerme una consulta?