sibo alimentos prohibidos vanesa cortes nutricionista online

SIBO y Alimentos Prohibidos: Guía Completa para una Dieta Efectiva

El SIBO, o sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado, es una patología digestiva funcional causada por un aumento anormal de bacterias en esta área. Esto puede provocar síntomas como hinchazón, diarrea y malabsorción de nutrientes. Para abordar el SIBO y alimentos prohibidos de manera efectiva, es fundamental seguir una dieta específica que ayude a mejorar los síntomas, además de un abordaje mediante antibióticos o herbáceos. Es importante conocer qué alimentos evitar y cuáles son recomendados en esta situación.

INDICE
    Add a header to begin generating the table of contents
    Scroll to Top

    Síntomas del SIBO

    El SIBO puede manifestarse a través de diversas señales que pueden afectar la calidad de vida de las personas. A continuación, se detallan los principales síntomas asociados a esta condición:

    Malestar abdominal

    • Sensación de distensión después de comer.
    • Dolor o molestias en la zona del abdomen.
    • Gases frecuentes y flatulencias.
    • Ardores, reflujo o náuseas

    Problemas de malabsorción

    • Déficit en la absorción de nutrientes esenciales.
    • Pérdida de peso involuntaria.
    • Fatiga y debilidad debido a la mala asimilación de vitaminas y minerales.
    • Dolor de cabeza, caída del cabello.

    Diarrea y estreñimiento

    • Persistencia de episodios de diarrea que pueden alternar con periodos de estreñimiento.
    • Heces de consistencia variable y cambios en la frecuencia intestinal.
    • Molestias abdominales asociadas a los movimientos intestinales irregulares.

    Dieta FODMAP para el SIBO

    La dieta FODMAP es una estrategia nutricional que busca reducir la ingesta de ciertos carbohidratos fermentables para aliviar los síntomas del SIBO. A continuación, se detallan los alimentos a evitar, los permitidos y algunos consejos prácticos.

    SIBO Alimentos prohibidos

    • Cebolla, ajo, puerro y apio.
    • Legumbres como garbanzos y lentejas
    • Frutas con alto contenido de fructosa como manzanas y peras, ciruelas, albaricoques, cerezas, melocotones…
    • Edulcorantes artificiales: sorbitol, manitol, xilitol, eritritol…

    Alimentos permitidos

    • Proteínas animales y vegetales como carne, pescado, huevos, marisco, tofu, seitán
    • Grasas saludables como aguacate, aceite de oliva, semillas, frutos secos
    • Vegetales bajos en carbohidratos fermentables como espinacas, hoja verde, zanahoria, acelga, calabacín
    • Cereales sin gluten como arroz, quinoa, trigo sarraceno

    Consejos prácticos

    • Realizar comidas pequeñas y frecuentes para facilitar la digestión
    • Masticar lentamente y en un ambiente relajado
    • Evitar alimentos muy procesados y ricos en aditivos
    • Evitar beber mucho líquido con las comidas.

    dietista nutricionista online

    Relación entre SIBO y ansiedad

    El SIBO no solo afecta al sistema digestivo, sino que también puede tener un impacto significativo en el estado de ánimo y la ansiedad de los pacientes. La relación entre el SIBO y la ansiedad es un aspecto importante a considerar en el tratamiento de esta condición.

    Impacto en el estado de ánimo

    Las alteraciones en la microbiota intestinal debido al SIBO pueden desempeñar un papel en la función cerebral y en la regulación de neurotransmisores clave relacionados con el estado de ánimo. Esto puede llevar a síntomas de ansiedad, irritabilidad y cambios en el comportamiento.

    Estrategias para reducir la ansiedad asociada

    Para reducir la ansiedad relacionada con el SIBO, es fundamental abordar tanto los síntomas gastrointestinales como los aspectos emocionales. Se pueden implementar estrategias como la terapia cognitivo-conductual, la meditación, el ejercicio regular y la alimentación equilibrada para ayudar a controlar la ansiedad y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

    Importancia de evitar ciertos alimentos

    El SIBO y alimentos prohibidos: Es fundamental prestar atención a los alimentos que se consumen a diario. Algunos alimentos pueden empeorar los síntomas del SIBO y dificultar la recuperación. A continuación, se detallan dos categorías de alimentos que se deben evitar para minimizar las molestias y mejorar la salud intestinal:

    Alimentos ricos en azúcares fermentables

    • Los azúcares fermentables, conocidos como FODMAP, pueden ser problemáticos para las personas con SIBO.
    • Algunos ejemplos de alimentos ricos en FODMAP incluyen cebolla, ajo, ciertas frutas como manzanas y peras, legumbres,  trigo, puerro, apio…
    • Estos azúcares fermentables pueden ser difíciles de digerir y pueden alimentar el crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado.

    Lácteos no lácteos y su efecto en el SIBO

    • Las bebidas vegetales, como los sustitutos lácteos a base de soja, también pueden causar problemas en personas con SIBO.
    • Estos productos pueden contener aditivos, azúcares añadidos o ingredientes que pueden desencadenar síntomas gastrointestinales.
    • Es importante leer detenidamente las etiquetas de los productos lácteos no lácteos para evitar ingredientes problemáticos.

    Evitar estos alimentos puede ayudar a reducir la inflamación y la incomodidad asociadas con el SIBO, permitiendo al intestino sanarse y recuperar su equilibrio natural.

    Aliviar los síntomas del SIBO

    Para aliviar los síntomas del SIBO es fundamental seguir una dieta baja en FODMAP y consumir alimentos recomendados que ayuden a mejorar las molestias gastrointestinales.

    Dieta baja en FODMAP

    • Eliminar alimentos ricos en fructosa, lactosa, fructanos y polioles.
    • Optar por proteínas magras, grasas saludables y vegetales bajos en carbohidratos fermentables.
    • Evitar lactosa, fructosa, manitol, sorbitol, fructanos, galactanos…

    Alimentos recomendados para aliviar los síntomas

    • Incluir proteínas magras como pollo, pavo y pescado.
    • Consumir grasas saludables como aguacate, aceite de oliva y frutos secos.
    • Preferir vegetales y hortalizas bajos en carbohidratos fermentables como espinacas, zanahorias y calabacín.
    • Optar por frutas con bajo contenido de fructosa, lácteos sin lactosa y carbohidratos bien tolerados como arroz, quinoa y patatas.
    SIBO alimentos prohibidos

    Signos de sobrecrecimiento bacteriano en el intestino

    El sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado puede provocar una serie de signos y síntomas que afectan la salud gastrointestinal. A continuación, se detallan las causas y consecuencias del SIBO, así como las opciones de tratamiento disponibles.

    Causas y consecuencias del SIBO

    • El SIBO suele estar asociado con desequilibrios en la microflora intestinal.
    • Factores como la disfunción motora intestinal y la presencia de bacterias patógenas pueden contribuir al desarrollo de SIBO, también la hipoclorhidria por toma continuada de IBP, algún problema bucal, sensibilidad al gluten no celíaca y celiaquía sin diagnosticar…
    • Las consecuencias del sobrecrecimiento bacteriano incluyen malabsorción de nutrientes, inflamación intestinal y malestar abdominal crónico.

    Tratamiento para el SIBO

    El tratamiento del SIBO se centra en reducir la carga bacteriana en el intestino delgado y restaurar el equilibrio de la microbiota intestinal. Algunas estrategias comunes incluyen:

    • Uso de antibióticos específicos para eliminar las bacterias en exceso.
    • Implementación de una dieta baja en carbohidratos fermentables para evitar la proliferación bacteriana.
    • Suplementación con pre y probióticos para restaurar la diversidad de la flora intestinal así como enzimas digestivas. 

    Es fundamental abordar las causas subyacentes del SIBO y seguir un tratamiento integral para controlar los síntomas y mejorar la calidad de vida de los pacientes afectados.

    Papel de las bacterias beneficiosas en el intestino

    Las bacterias beneficiosas en el intestino desempeñan un papel fundamental en la salud gastrointestinal. Mantener un equilibrio adecuado entre las bacterias beneficiosas y patógenas es esencial para el correcto funcionamiento del sistema digestivo.

    Importancia de mantener un equilibrio

    El equilibrio de la flora intestinal contribuye a la adecuada digestión de los alimentos, la absorción de nutrientes y la protección contra patógenos. Cuando este equilibrio se ve alterado, pueden surgir problemas gastrointestinales como el SIBO, diarrea crónica o inflamación intestinal.

    Alimentos que favorecen la flora intestinal

    • Probióticos: alimentos como el yogur natural sin azúcar, el chucrut y el kéfir contienen bacterias beneficiosas que ayudan a mantener la microbiota intestinal en equilibrio.
    • Alimentos fermentados: el kimchi, el miso y el tempeh son ricos en bacterias beneficiosas que favorecen la diversidad de la flora intestinal.
    • Prebióticos: alimentos como la cebolla, el ajo, los plátanos verdes y el espárrago contienen fibras que fomentan el crecimiento de bacterias beneficiosas en el intestino. Se utilizarán después de tratar el SIBO. 

    Integrar estos alimentos en la dieta de manera regular puede contribuir a fortalecer la microbiota intestinal y mejorar la salud digestiva en general.

    Intestino delgado vs. intestino grueso: diferencias y funciones

    Procesos de absorción y digestión

    El intestino delgado es la parte del sistema digestivo donde tiene lugar la absorción de los nutrientes de los alimentos. Aquí se encuentran las vellosidades intestinales, encargadas de maximizar la superficie de absorción. Las enzimas digestivas actúan en esta zona para descomponer los nutrientes en moléculas más simples que puedan ser absorbidas por el organismo. Por otro lado, el intestino grueso se dedica principalmente a la absorción de agua y minerales, así como a la formación y expulsión de las heces.

    Relación con la malabsorción y la pérdida de peso

    Cuando el intestino delgado no realiza adecuadamente la absorción de los nutrientes, puede darse un cuadro de malabsorción, que se manifiesta en la falta de nutrientes esenciales en el organismo. Esto puede llevar a una pérdida de peso no deseada y a una deficiencia de vitaminas y minerales importantes para el funcionamiento del cuerpo. Por otro lado, el intestino grueso, al encargarse de la absorción de agua, juega un papel crucial en el equilibrio hídrico del organismo, siendo clave para la regulación de la hidratación y la eliminación de desechos.

    Conclusión

    El intestino delgado y grueso desempeñan funciones fundamentales en el proceso digestivo y la absorción de nutrientes. Entender las diferencias entre ambos segmentos intestinales es esencial para comprender cómo se produce la absorción de nutrientes y cómo se evita la malabsorción. La coordinación entre ambos es crucial para mantener un equilibrio adecuado en el organismo.

    Alimentos que afectan el SIBO

    Límites en el consumo de ciertos alimentos

    Una parte fundamental en el tratamiento del SIBO es controlar la ingesta de ciertos alimentos que pueden exacerbar los síntomas. Es importante limitar la cantidad de alimentos ricos en azúcares fermentables, como la cebolla y el ajo, ya que pueden empeorar la sintomatología en el intestino delgado. 

    Efectos de los cereales y tubérculos

    Los cereales y los tubérculos también pueden afectar el SIBO. Ciertos granos como el trigo y la cebada contienen fructanos que pueden desencadenar inflamación en el intestino delgado.  Es importante tener en cuenta el impacto que los cereales y tubérculos pueden tener en la salud intestinal.

    SIBO alimentos prohibidos

    Beneficios de los vegetales y hortalizas en la dieta del SIBO

    Los vegetales y hortalizas son fundamentales en la dieta del SIBO debido a su aporte de nutrientes esenciales para la salud intestinal y su capacidad para favorecer la digestión. A continuación, se detallan los beneficios principales:

    Vitaminas y minerales esenciales

    • Las verduras de hoja verde como la espinaca y la acelga son ricas en hierro y ácido fólico, nutrientes importantes para combatir la anemia y favorecer la producción de glóbulos rojos.
    • Los vegetales de color naranja, como la zanahoria y la calabaza, son fuente de vitamina A, clave para la salud de la piel y la visión.
    • El brócoli, la mandarina, naranja, kiwi, fresas, limón, lima, pimiento rojo contienen vitamina C que ayuda a la absorción del hierro. 

    Fibra y su impacto en el sistema digestivo

    La fibra presente en los vegetales y hortalizas juega un papel crucial en el mantenimiento de la salud intestinal y la regulación del tránsito intestinal. Algunos beneficios incluyen:

    • El consumo de fibra soluble presente en las naranja, mandarina, uvas, zanahoria, avena, frutos secos
    • La fibra insoluble presente en salvado de trigo, cereales integrales, frutos secos, semillas, vegetales de raíz entre otras ayuda a prevenir el estreñimiento y favorece la eliminación de toxinas del organismo.

    Valor nutricional de los alimentos

    El folato y las vitaminas del grupo B desempeñan un papel fundamental en nuestra alimentación. Son nutrientes esenciales para el correcto funcionamiento del organismo, especialmente en procesos metabólicos y en la producción de energía. Por otro lado, mantener una alimentación equilibrada es clave para garantizar un aporte adecuado de todos los nutrientes necesarios para el buen funcionamiento del cuerpo.

    Contenido de folato y vitamina B en la dieta

    • El folato, también conocido como vitamina B9, es esencial para la formación de glóbulos rojos y el funcionamiento del sistema nervioso.
    • Las vitaminas del grupo B, como la B12, B6 y B5, son cruciales para la obtención de energía a partir de los alimentos, el metabolismo de proteínas, grasas y carbohidratos, y la salud de la piel, cabello y uñas.
    • Alimentos como las legumbres, verduras de hoja verde, frutos secos y cereales integrales son buenas fuentes de folato y vitaminas del grupo B.

    Importancia de una alimentación equilibrada

    • Una dieta equilibrada, rica en vitaminas, minerales y antioxidantes, es fundamental para mantener la salud y prevenir enfermedades.
    • Consumir una variedad de alimentos frescos y naturales proporciona al organismo los nutrientes necesarios para su correcto funcionamiento.
    • Además de los micronutrientes como vitaminas y minerales, es importante no descuidar la calidad de las proteínas, grasas y carbohidratos consumidos en la dieta diaria.

    Recomendaciones para tratar el SIBO de forma natural

    En este apartado encontrarás consejos prácticos para mejorar la salud intestinal y estrategias útiles para prevenir recaídas en el tratamiento del SIBO.

    dietista nutricionista online

    Consejos prácticos para mejorar la salud intestinal

    • Consume alimentos bajos en FODMAP para reducir la fermentación intestinal.
    • Aumenta la ingesta de proteínas magras y grasas saludables para mantener el equilibrio nutricional.
    • Incluye en tu dieta alimentos ricos en fibra soluble como la avena y las semillas de chía para mejorar la motilidad intestinal.

    Estrategias para prevenir recaídas

    • Realiza seguimiento periódico con un especialista para controlar la evolución del SIBO.
    • Cuida tu microbiota intestinal consumiendo alimentos probióticos como el yogur natural y el chucrut.
    • Mantén un estilo de vida saludable con ejercicio regular y gestión del estrés para favorecer el bienestar general.

    Estrategias para aliviar los síntomas del SIBO

    Para reducir la hinchazón abdominal y minimizar las molestias causadas por el SIBO, hay diversas medidas que puedes tomar en cuenta:

    Medidas para reducir la hinchazón abdominal

    • Evitar alimentos que generen gas, como legumbres, algunas frutas y verduras. 
    • Mantener una buena hidratación para favorecer la digestión y el tránsito intestinal.
    • Realizar caminatas suaves después de las comidas para estimular la motilidad intestinal.

    Planificación de comidas para minimizar molestias

    • Realizar comidas más pequeñas y frecuentes en lugar de grandes comidas pesadas.
    • Añadir probióticos naturales como el yogur sin azúcar para favorecer la microbiota intestinal.
    • Consumir alimentos de todos los grupos de nutrientes, proteínas, grasas, carbohidratos no fermentables. 

    Efectos del SIBO en la absorción de nutrientes

    El SIBO puede tener un impacto significativo en la absorción de nutrientes, lo que puede conducir a problemas de malabsorción que afectan la salud general. Es fundamental comprender cómo esta condición puede interferir con la correcta absorción de vitaminas, minerales y otros elementos esenciales para el correcto funcionamiento del organismo.

     Problemas de malabsorción más comunes

    • Deficiencia de vitamina B12: El sobrecrecimiento bacteriano puede dañar las células que absorben esta vitamina, lo que puede resultar en anemia megaloblástica.
    • Malabsorción de grasas: La presencia de un exceso de bacterias en el intestino delgado puede interferir con la absorción adecuada de grasas, lo que puede provocar deficiencias de vitaminas liposolubles como la A, D, E y K.
    • Disminución de la absorción de minerales: El SIBO puede alterar la capacidad del cuerpo para absorber minerales importantes como el hierro, el calcio, el zinc y el magnesio, lo que puede dar lugar a deficiencias nutricionales.

    Suplementos recomendados para compensar deficiencias

    Para contrarrestar las deficiencias nutricionales causadas por el SIBO, se pueden considerar algunos suplementos específicos que ayuden a restablecer los niveles adecuados de nutrientes en el organismo:

    • – Suplemento de vitamina B12: Esencial para la formación de glóbulos rojos y el buen funcionamiento del sistema nervioso, puede ser necesario en forma de suplemento oral o inyectable si lo determina el facultativo. 
    • – Suplemento de vitaminas liposolubles: Para abordar las deficiencias de vitaminas A, D, E y K, se pueden incluir complementos que facilitan su absorción y metabolismo en el cuerpo.
    • – Suplemento de minerales: En casos de malabsorción de minerales como hierro, calcio, zinc y magnesio, se pueden recetar complementos específicos para restablecer los niveles adecuados en el organismo.

    Consejos prácticos para mejorar la salud intestinal

    Hábitos saludables para favorecer la digestión

    Una alimentación equilibrada y variada es clave para cuidar la salud intestinal. Incorporar alimentos ricos en fibra, como frutas, verduras y cereales integrales, puede favorecer la digestión y prevenir molestias estomacales. Además, es importante mantenerse bien hidratado y masticar lentamente para facilitar el proceso digestivo.

    Actividades que contribuyen al bienestar gastrointestinal

    Además de una dieta adecuada, es fundamental incorporar actividades que promuevan la salud intestinal. Realizar ejercicio de forma regular puede mejorar la motilidad intestinal y prevenir problemas como el estreñimiento. Asimismo, reducir el estrés a través de técnicas de relajación, como la meditación o el yoga, puede ayudar a mantener un equilibrio en el sistema digestivo.

    Impacto del SIBO en la calidad de vida

    El SIBO puede influir significativamente en el estado emocional y los niveles de energía de quienes lo padecen, afectando así su calidad de vida. Las molestias gastrointestinales constantes pueden generar un impacto negativo en el bienestar general de la persona.

    Influencia en el estado de ánimo y la energía

    Las alteraciones en el tracto gastrointestinal pueden provocar desequilibrios en la microbiota intestinal, lo que repercute en la producción de neurotransmisores que influyen en el estado de ánimo. La fatiga y la irritabilidad son síntomas comunes, disminuyendo la vitalidad y el rendimiento diario.

    Estrategias para mejorar la calidad de vida con SIBO

    • Buscar el apoyo de un profesional de la salud para un manejo integral del SIBO y sus síntomas emocionales.
    • Practicar técnicas de relajación como la meditación y el yoga para reducir el estrés y mejorar el equilibrio emocional.
    • Mantener una alimentación adecuada, siguiendo pautas personalizadas que se adapten a las necesidades individuales y a las recomendaciones de evitar ciertos alimentos.
    • Fomentar un estilo de vida activo y saludable, que incluya ejercicio regular y hábitos de sueño adecuados para fortalecer el cuerpo y la mente.

    Alimentos recomendados para el SIBO

    Variedad de opciones nutritivas y de fácil digestión

    Para los pacientes con SIBO, es fundamental elegir alimentos que sean nutritivos y fáciles de digerir para no sobrecargar el sistema digestivo. A continuación, se presentan algunas opciones recomendadas:

    • Proteínas magras como pollo, pavo y pescado.
    • Grasas saludables como aguacate en poca cantidad, aceite de oliva y frutos secos en cantidad limitada
    • Vegetales y hortalizas bajos en carbohidratos fermentables, como espinacas, hoja verde, zanahoria, calabacín y pepino.
    • Frutas con bajo contenido de fructosa, como bayas, naranjas y plátanos verdes.
    • Lácteos sin lactosa, como yogurt natural o quesos viejos, maduros y muy madurados. 
    • Carbohidratos bien tolerados como arroz, quinoa y patatas.

    Recetas y combinaciones saludables para pacientes con SIBO

    Elaborar recetas saludables y equilibradas puede ser clave para mantener una dieta adecuada para el SIBO. A continuación, se proporcionan algunas ideas de combinaciones saludables:

    • Ensalada de espinacas con aguacate, pollo a la parrilla y aliño de limón.
    • Salmón al horno con brócoli al vapor y quinoa de acompañamiento.
    • Puré de calabacín con zanahorias al vapor y pechuga de pavo a la plancha.
    • Budín de arroz con canela y fresas
    • Smoothie de arándanos con yogurt natural sin lactosa o yogur de coco  y semillas de chía como snack nutritivo.

    SIBO: una alimentación equilibrada

    Indicaciones generales para mejorar la salud digestiva y las medidas preventivas y pautas a seguir para una dieta adecuada.

    Indicaciones generales para mejorar la salud digestiva

    • Consumir alimentos frescos y variados.
    • Beber suficiente agua para favorecer la digestión.
    • Agregar probióticos a la dieta para promover una flora intestinal saludable.

    Medidas preventivas y pautas a seguir para una dieta adecuada

    Es importante seguir algunas pautas y medidas preventivas para mantener controlado el SIBO y mejorar la salud digestiva:

    • Evitar el consumo excesivo de alimentos ricos en azúcares fermentables.
    • Limitar la ingesta de lácteos no lácteos para reducir posibles molestias intestinales.
    • Incorporar alimentos bajos en FODMAP para minimizar la fermentación en el intestino delgado.

    Preguntas frecuentes sobre SIBO y la dieta

    El SIBO es un acrónimo que significa Sobrecrecimiento Bacteriano del Intestino Delgado. Es una condición en la cual las bacterias proliferan en exceso en el intestino delgado, causando síntomas gastrointestinales como distensión abdominal, diarrea, estreñimiento, gases y malestar general.

    El SIBO puede tener múltiples causas, incluyendo disfunciones en la motilidad intestinal, alteraciones en las válvulas intestinales, obstrucciones estructurales, trastornos del sistema inmunológico y cambios en la microbiota intestinal. Estas condiciones pueden favorecer el crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado.

    Los síntomas más comunes del SIBO incluyen distensión abdominal, dolor o malestar abdominal, diarrea o estreñimiento recurrente, flatulencia excesiva, náuseas, fatiga y sensación de plenitud después de las comidas.

    El SIBO se diagnostica a través de pruebas específicas, como el test de aliento con lactulosa o glucosa, que miden los niveles de gases producidos por las bacterias en el intestino. Estas pruebas pueden ser solicitadas por un médico especialista en gastroenterología.

    La dieta juega un papel fundamental en el tratamiento del SIBO. La dieta baja en FODMAPs (carbohidratos fermentables) es una opción comúnmente utilizada, ya que reduce la fuente de nutrientes para las bacterias intestinales. Además, se pueden incorporar otros enfoques nutricionales, como el uso de antimicrobianos naturales y probióticos específicos.

    Una dieta baja en FODMAPs es un enfoque dietético que limita la ingesta de ciertos carbohidratos fermentables (FODMAPs), como la lactosa, fructosa, sorbitol, fructanos y galactanos. Estos carbohidratos pueden ser mal absorbidos por el intestino delgado y fermentados por las bacterias, lo que empeora los síntomas del SIBO.

    Si bien la dieta baja en FODMAPs puede proporcionar alivio a muchas personas con SIBO, no es adecuada para todos los casos. Es importante trabajar con un profesional de la salud, como un dietista nutricionista, para evaluar y personalizar la dieta según las necesidades individuales.

    La duración de la dieta baja en FODMAPs puede variar según la gravedad del SIBO y la respuesta individual. En general, se recomienda seguir una fase de eliminación de 2 a 6 semanas, seguida de una fase de reintroducción gradual de los FODMAPs para identificar los alimentos que pueden tolerarse sin empeorar los síntomas.

    Vanesa Cortés – Dietista y Nutricionista Colegiada AND 00991
    Graduada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad Internacional Isabel I de Castilla.
    Máster en Obesidad y Trastornos de la Conducta Alimentaria ICNS 

    universidad-isabel-i
    4.9/5 - (8Votos) - Gracias por tu valoración

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *